Cómo Cuba y Venezuela Actuaron Como ‘Rompehuelgas’ de la Revolución Siria

[Traducido por Gab Chaag.]

Golpeando a los  imbéciles  que son las prominentes figuras de la izquierda extrema — gente como George Galloway, John Rees, y Tariq Ali — y su complicidad con el régimen sirio durante la campaña de exterminio contra su propio pueblo podría ser emocionalmente satisfactoria, pero es injusta. Estas personas así como son impotentes, no tienen idea; son viejas glorias, perpetuamente atrapadas tratando (y fallando) de revivir la gloria de los días de su influencia, ya sea 1968 o 2003.

Lo que dicen y hacen cuenta poco para el mundo real.

Mucho más perjudicial en términos materiales para la Revolución del pueblo Sirio que la calumnia vendida por estos eunucos irrelevantes son las acciones de Cuba y Venezuela, dos países donde la influencia de izquierda es tan vasta que sostiene las riendas del poder estatal, controla los medios de comunicación, y comanda ejércitos.

Cuando estos gobiernos dirigen, los izquierdistas del mundo les siguen. Lo que dicen es escuchado alrededor del mundo. Lo que hacen importa.

Antes de  quebrantar la Revolución Siria, Cuba y Venezuela hicieron un simulacro con la Revolución Libia.

El primer artículo sobre la Revolución Libia en Inglés llevada por el gobierno cubano salió en el Granma, publicado cinco días después que las manifestaciones pacíficas estallaran ahí y escrita nada menos que por el mismo Fidel Castro, quien audazmente declaró con su titular: “El plan de la OTAN es ocupar Libia.”  Castro además escribió:

“Uno puede o no estar de acuerdo con Ghadafi. El mundo ha sido invadido con todo tipo de noticias, especialmente a través de los medios de comunicación. Debemos esperar el tiempo necesario para descubrir precisamente cuánto es verdad o mentira, o una mezcla de los eventos, de todo tipo, que en medio del caos, ha estado ocurriendo en Libia. Lo que es absolutamente evidente para mí es que el gobierno de los Estados Unidos está totalmente despreocupado sobre la paz en Libia y no dudará en dar a la OTAN la orden de invadir ése rico país, posiblemente en cuestión de horas o unos pocos días.” 

Esta declaración alarmista del Jefe de Estado de Cuba fue escogido por la BBC, AP, al-Arabiyah, y muchos otros medios de comunicación principales. Desde ahí, encontró su camino dentro de las cámaras de eco izquierdistas. Así como una revolución popular para librar a Libia de este violador en serie que gobernó con mano de hierro durante 42 años maduró rápidamente en la primer guerra del pueblo del siglo XXI, gente de habla Inglesa y Española de izquierda comentaba sobre la inminente invasión de la OTAN, la cual, casi tres años después, aún no ha ocurrido.

Lástima por el tonto con la pancarta.

outlibya

Mientras Castro habló de una amenaza inexistente de una invasión liderada por los Estados Unidos en Libia, el Presidente de Venezuela Hugo Chávez habló de los dos lados su boca al negarse a condenar las masacres de los manifestantes libio, declarando al mismo tiempo:

 

“No apoyamos invasiones, o masacres, ni nada de eso no importa quién lo haga. Una campaña de mentiras está comenzando a girar respecto a Libia. No voy a condenarlo [Ghadafi]. Sería un cobarde para condenar a alguien que ha sido mi amigo.”  
No hay apoyo para masacres — a menos claro, que sean cometidas por un amigo, un amigo que ‘sólo es’ un violador en serie. La oposición de derecha Venezolana hizo paja de este ultraje, exigiendo que la réplica de la espada de Simón Bolívar que Chávez le dió a Ghadafi como un regalo fuera devuelta y pidiendo al entonces Ministro de Relaciones Exteriores y ahora Presidente Nicolás Maduro que “explicara por qué el gobierno dio la espada del Libertador, Simón Bolívar, a un asesino como Ghadafi,” un honor que también fue concedido también al gran Võ Nguyên Giáp.

Para respaldar a sus asesinos y honrar a sus muertos, los revolucionarios Libios en Benina renombraron el estadio de fútbol Hugo Chávez Hugo Chávez los Mártires de Febrero. Cuando Ghadafi finalmente tuvo  lo que se avecinaba para él después de 42 años de asesinatos y caos, Chávez lament su muerte, diciendo: “Lo recordaré toda mi vida como un gran luchador, un revolucionario y un mártir.”

Tenga la seguridad, que nadie en Libia lo recuerda de ésa manera.

Después de aprender absolutamente nada de respaldar a un perdedor fascista en Libia, el primer artículo de Granma sobre los eventos en Siria, data del 14 de Diciembre del 2011, a nueve meses de haberse iniciado el levantamiento, repitió todos los errores de Libia pero de una forma más fea e incluso grotesca. En éste, aparecen los siguientes hechos vergonzosos:

“Siria siempre ha sido un firme defensor de Palestina, con más de 472,000 refugiados de ése país, y perdió su territorio de los Altos del Golán a Israel, ocupado por este país durante su  guerra expansionista de 1967, y un territorio que todavía reclama…

“El estallido de violencia el pasado Marzo en Siria, como en el caso de Libia, no fue ni espontáneo o con contenido esencialmente nacionalista, pero permitió a los Estados Unidos tomar ventaja de los vientos de cambio en la región, percibido como la oportunidad deseada para reemplazar el gobierno Sirio actual del Presidente Bashar al-Assad como un cumplimiento más a sus necesidades.

“Si bien existe una verdadera oposición nacional en Siria, desde el inicio del conflicto civil en el país ha sido impulsado por fuerzas externas que entran desde el vecino Egipto y Turquía. Todos los enfrentamientos entre las fuerzas del gobierno y la llamada oposición inicialmente ocurrió en las proximidades de sus fronteras, en una réplica de Bengasi en Libia. …

“En el contexto de este conflicto nacional, Siria se ha comprometido en una política de consulta popular dirigida a las reformas constitucionales a fin de celebrar elecciones parlamentaria en Febrero del 2012 – con elecciones presidenciales programadas para el 2014  en conjunto con reformas sociales y negociaciones para una solución pacífica, mientras insiste en su soberanía para la resolución de sus problemas nacionales. …

“Fueron ignoradas las masivas y crecientes manifestaciones de apoyo al gobierno Sirio en Damasco y otras ciudades importantes. Informes de noticias recientes de la muerte de miles de civiles, aceptadas por la ONU y Amnistía Internacional, han sido grotescamente exageradas, con base en no más que una encuesta telefónica de las presuntas muertes de Sirios quienes en realidad están completamente vivos. Las protestas en contra de la intervención de la Liga Árabe a finales de Noviembre llevaron a na erupción de manifestaciones populares con demostraciones de más de 1.6 millones de ciudadanos. Éstos se encontraron con el silencio.”

Con esto, Granma se volvió el SANA de La Habana. Para aquéllos que no lo saben SANA es la salida de  “noticias” del régimen Sirio, Agencia de Noticias Árabe de Siria. Para darles una idea de qué tipo de medio de comunicación es, cuando el director Alaa al-Khodr de SANA renunció a su cargo para protestar los abusos de derechos humanos del régimen en el 2011, él fue arrestado. Este acontecimiento de interés periodístico no fueron denunciados por SANA; mientras tanto, su homólogo Granma sigue la línea del partido de Al Assad al no imprimir ni una sola palabra sobre la expulsión, detención y asesinato de periodistas.

Revolutionaries for counter-revolution: Chavistas outside the Syrian embassy in Caracas.

Los revolucionaros de la contrarrevolución: Chavistas fuera de la Embajada Siria en Caracas.

Por suerte el apoyo por el fascismo en Cuba se ha limitado a palabras, Venezuela ha cruzado ésa línea acompañando las palabras con hechos:

  1. Chávez envió combustible diesel al régimen de Al Assad en al menos tres ocasiones.
  2. Un legislador de descendencia Siria del partido de Chávez solicitó y recibió permiso para salir de Venezuela y pelear junto las fuerzas de Al Assad, las milicias sectarias Shia de Irak e Irán, Hezbolá, y fascistas Griegos. Madero el sucesor de Chávez llamó la acción de este legislador una “postura digna.”

El apoyo de Cuba y Venezuela a los tiranos de la contrarrevolución durante la Primavera Árabe es exactamente lo opuesto a la política internacionalista de Cuba durante la Guerra Civil de Angola de 19751991.  Entonces, Castro envió miles de tropas Cubanas para luchar codo a codo con la izquierda MPLA contra la derecha UNITA y el ejército del apartheid en África del Sur. Pero la ayuda de Cuba no fue solamente militar – miles de médicos Cubanos, maestros y asesores detrás de las líneas del frente.

Hoy, solamente 36 de 5, 000 médicos permanecen en Alepo; el resto ha huído no inteligentemente gracias al asesinato deliberado del personal médico y la destrucción de las instalaciones. Incluso un puñado de médicos Cubanos o Venezolanos podrían hacer una gran diferencia en Siria, especialmente con las condiciones que se convierten por día cada vez más medievales como la polio y la hambruna impuesta por el régimen asesinando a un gran número de bebés y niños.

El error básico de los gobiernos de Cuba y Venezuela (así como los estados sin poder de los izquierdistas de Occidente que sin pensarlo los ensombrece) sobre las revueltas de Libia y Siria es este: su solidaridad fue reservada para los gobiernos y líderes de estado en lugar de los pueblos y las masas que gobiernan. La experiencia de Castro y Chávez luchando contra los disidentes patrocinados por Estados Unidos y los falsos movimientos rebeldes en sus propios países los llevaron a ponerse a sí mismos en los zapatos de Ghadafi y Al Assad en lugar de los zapatos de los mártires como Mohammad NabbousHamza Ali al-Khateeb. Esto tal vez sea comprensible pero también es imperdonable por una serie de razones:

  • Primero y más importante: Los socialistas, como defensores de los oprimidos y explotados, son los enemigos de los tiranos, siempre y en todas partes. Punto. “[N]unca olviden que los trabajadores de todos los países son nuestros amigos y los déspotas de todos los países son nuestros enemigos” — por lo que dijo Chemnitz en una reunión de delegados representando a 50,000 trabajadores sajones allá por 1871.
  • Segundo: Las acciones de Castro y Chávez ha minado y francamente destruido toda posibilidad de unidad entre las clases trabajadoras de estas naciones, así como la formación de ‘temporales’ destruye la unión y solidaridad de la clase trabajadora. ALBA probablemente siempre será asociada con tiranía entre las masas del Medio Oriente y el Norte de África.
  • Tercero: Estar del lado de tiranos causó las condiciones para que las fuerzas minúsculas de izquierda en ambos países más difíciles, como si luchando contra el legado de Al Assad y el “socialismo” de Ghadafi dueño de esclavos no fuera suficientemente difícil.
  • Cuarto: Las acciones de Cuba y Venezuela privaron a la izquierda, progresiva y secular las fuerzas revolucionarias del Estado necesitaban desesperadamente apoyo internacional tener éxito para competir con salafistas financiados por el Estado como el Ejército del Islam y extremistas financiados con fondos privados como Al-Qaeda ISIS. Interminables formas de dinero que constituyen el nervio de la guerra, incluyendo la guerra popular.
  • Quinto: De todo corazón apoyar la contrarrevolución destruyó cualquier posibilidad de influencia de Cuba o Venezuela en Libia and Siria. Chávez proclamó ruidosamente que Venezuela ayudaría a terminar la Guerra de Ghadafi diplomáticamente a través de negociaciones pero tuvo una influencia menor de cero entre las fuerzas de oposición de Libia – le dijeron a Chávez ‘que desapareciera’ en términos muy claros después de deshonrarse a sí mismo como animador de Ghadafi. ¿A quién exactamente pensó Chávez que podría traer a la mesa de negociaciones para la paz (además del tirano violador)? Es un secreto que llevó con él y su creador. Cuba y Venezuela debieron haber utilizado sus vínculos antes de la Primavera Árabe con los regímenes Sirios y Libios para presionarlos en nombre de sus pueblos en lugar de reforzarlos, ya que hicieron la guerra en contra de sus pueblos.
  • Sexto: Cuba y Venezuela están a favor del régimen lo cual destaca las debilitadas fuerzas antiimperialistas globalmente. Esto puede parecer contrario a la intuición, a primera instancia, pero la realidad es que la única base social sólida para la lucha contra el imperialismo son las clases trabajadoras – trabajadores asalariados, granjeros y pequeños propietarios. Emires, kanes, reyes, jeques, mulás, generales, coroneles, shahs, ayatolas, príncipes y tiranos oprimen a estos trabajadores por lo que su “anti-imperialismo” es endeble, circunstancial y garantizado para desvanecer la oportunidad de romper un trato con el imperialismo para ganar hasta cierto punto una mejor posición en este dominio global. El antiimperialismo de Castro y Chávez no podría ser más distinto que el de Al Assad y Ghadafi; mientras la formal agresión contra los E.E.U.U. es un caso de principio desde hace décadas, Hafez al-Assad respaldó la primera Guerra del Golfo en contra de Irak, atacó a la Organización de Liberación Palestina, y su hijo asesinó a más Palestinos en los pasados tres años que Israel mientras Ghadafi expulsó a los Palestinos de Libia y torturó a gente de la Inteligencia Británica. Ambos tiranos felizmente habrían vendido Cuba y Venezuela al tío Sam de haber podido y aún así Castro y Chávez los vieron como camaradas para ser defendidos en lugar de aliados momentáneos para ser lanzados debajo del autobús en el instante en que los principios revolucionarios lo exigieran y los intereses del estado lo permitieran. Estar del lado de estos asesinos debilitó las clases democráticas en contra del imperialismo y en particular a aquéllos de Siria — sólo vean quien lidera al-Raqqa estos días.
  • Séptimo: Ni Libia ni Siria fueron material significativo para Cuba o Venezuela. Ellos no eran grandes socios económicos o aliados militares. Para Castro y Chávez, estas fueron alianzas porque así lo escogieron más que una necesidad y consecuentemente más que imperdonable.

Si quieren saberlo, no hay ni una sola brigada izquierdista luchando en Siria y por qué las masas en el mundo Árabe no ven a la izquierda pero a la derecha, a los Islamistas, por guía, inspiración y liderazgo político, comienza con la traición del internacionalismo y socialismo por los gobiernos de Venezuela y Cuba.

Por ésto, la historia no los absolverá.

Una maestra de Inglés Palestina convertida en francotiradora apodada “Guevara,” apuntando a shabiha en Alepo: “Cuando era estudiante en la Universidad de Alepo – años antes que el levantamiento comenzara – creamos un periódico clandestino de oposición. Formamos un partido político para Palestinos y lo mantuvimos en secreto, reuniones encubiertas para discutir cómo derrocar el régimen de Bashar al-Assad.”
¡Hasta la Victoria Siempre!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: